SERENIDAD

 En Sin categoría

Cuanto mayor sea la ansiedad, la angustia o el miedo, menos control tendremos para mantenernos (física y mentalmente) serenos y templados. No solo eso, sino que, mayor será la tendencia a precipitarnos, a violentarnos y a estallar al llegar al límite de nuestra tolerancia.

La tranquilidad, la serenidad y la calma, nos ayudarán a conseguir sosiego. Y el sosiego nos ayudará a prestar y prestarnos atención, a reflexionar, a meditar de forma introspectiva, observandonos hacia adentro, evaluando nuestro comportamiento. También nos ayudará a pensar de forma contemplativa, es decir, valorando y apreciando el mundo exterior que nos rodea y sus circunstancias.

El sosiego y la serenidad nos obligan a estar en conexión con nosotros mismos. Nos invitan a meditar para ayudarnos a conocernos mejor, a vigilar la cantidad y el sobrepeso que acumulamos de miedo, culpas, ofensas…y que tanto daño nos producen inconscientemente a lo largo de nuestra vida.

Artículos Recientes

Deja un Comentario